18
OCT
2021

No es un juego de niños



La serie surcoreana “El juego del calamar” se ha convertido en uno de esos fenómenos virales que trascienden a la propia serie en sí, y protagonizan las conversaciones de millones de personas. Valga constatar que se trata del estreno más exitoso en la historia de la plataforma Netflix y que se calcula que lo puedan estar viendo unos 100 millones de personas en más de 90 países en todo el mundo. Se trata de una historia muy provocadora sobre un ramillete de vidas deshechas por las deudas contraídas. A cada uno de los personajes, que está con el agua al cuello, se le va a proponer participar en una serie de juegos, que rememoran conocidos juegos de nuestras infancias, pero donde la pugna por una enorme cantidad de dinero va a ser, literalmente, a vida o muerte, con una dosis de violencia brutal.

Las alarmas han saltado porque son muchos los niños, incluso menores de 12 años, que reconocen haber visto la serie o aquello que en torno a la serie se produce en redes sociales, y a veces recrean en el colegio juegos similares a lo visto en la pantalla. No estamos ante un videojuego, ni ante un juego de niños.

Puede que como padres y educadores tengamos la tentación de echar toda la culpa a la tecnología. Optar por una vida completamente al margen de las pantallas no deja de ser un horizonte irreal. Lo importante es educar en la libertad responsable, que incluye hacer todo lo posible para que los menores de edad no vean una serie como ésta, pero también por discernir prudencialmente en cada caso, para resistir creativamente a tanta negrura, y transitar con cada persona por los caminos también seductores, aunque a veces ignorados, del bien, la verdad y la belleza.


Línea Editorial COPE, 18-10-2021


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared