27
DIC
2021

En los ratos de adoración a veces hay distracciones, otras lágrimas, pero siempre paz



Me resulta muy difícil expresar lo que significa para mí adorar a Jesús Sacramentado, pero lo voy a intentar.

Mis padres me transmitieron desde la niñez la fe en la presencia real de Jesús en la Eucaristía. Me impresionaba saber que estaba en un trocito de pan y más aún estuviera en cualquier fracción de la Sagrada Forma, por pequeña que fuera, eso me maravillaba.

De mi padre, que era miembro de la Adoración Nocturna, aprendí que a Jesús Sacramentado se iba a adorarle por las noches, cuando todos dormían y, tengo que reconocer que son las horas en las qué más disfruto de Su presencia. Me apunté a la Adoración Nocturna en el año 2004, y para mí fue una alegría inmensa el que años más tarde, saliera adelante la Adoración Perpetua, a la que me apunté desde el principio, en turnos de fin de semana y tardes.

Y aquí tengo que reconocer, lo grande que estuvo Dios conmigo cuando me llevo adorarle en las horas de la noche. Una tarde de verano en la que estuvimos reunidos toda la familia, se me olvidó por completo ir a mi turno de adoración. Fue tal el cargo de conciencia que tuve que no dormí casi nada esa noche, y justo al día siguiente mandaron un mensaje al grupo de whatsapp diciendo que se habían quedado horas libres de la madrugada. Sin dudarlo ni un momento, me ofrecí rápidamente y ahora reconozco que fue maravilloso ese olvido porque si no hubiera sido por eso, y teniendo que madrugar al día siguiente, no lo hubiera cogido.

Siempre decimos que no hay que dejar solo al Señor, pero en realidad soy yo quien siente soledad si no voy. En los ratos de adoración a veces hay distracción, otras lágrimas, otro sueño, pero siempre, siempre, una gran paz. Sé que Él va cambiando mi vida aunque no soy consciente en qué, solo sé que mi vida gira en torno a mis ratos de adoración, que ya no podría vivir sin ellos. También estoy segura de que algún día en la eternidad descubriré todo lo que me está regalando ahora.

D.C.D.

 


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared