12
JUN
2021

Desde la adolescencia me atrajo el Señor



Cuando llegué a Cuenca, hace muchos años, lo primero que hice, aparte de buscar piso, fue preguntar por una Iglesia donde poder adorar al Señor y me dijeron que en la capilla de "las blancas" (como popularmente se conocen a las Esclavas del Santísimo y de la Inmaculada) Allí me sentía en paz. Era mi refugio. Y cual no fue mi alegría cuando me invitaron a ser adoradora en la Capilla de Adoración Perpetua en la Parroquia de San Esteban.. ¡y al lado de casa!

No dudé en apuntarme una hora que más tarde, por la necesidad de cubrir horario, fueron dos. Y la experiencia no ha podido ser más positiva. Ha cambiado algún que otro aspecto de mi vida para mejor. Me ha dado serenidad y paz para aceptar las adversidades que se me presentan. Antes hubiera sido impensable.

Estuve un tiempo sin poder asistir por la enfermedad de mi madre (mes y medio en el hospital) Sentía que estaba faltando a mi obligación, a mi deber, pero rápidamente me vino la inspiración tranquilizadora de que no estaba faltando, pues al estar con mi madre estaba adorando al Señor al pie de la cruz.

Animo a todo el mundo para que se acerque y se apunte como adorador/a. Que no tengan pereza, porque el Señor da el ciento por uno aun cuando no veamos los resultados de forma inmediata.

Ana Valero



Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared