22
MAY
2021

Adoramos al Santísimo en familia



Hola familia diocesana!!!  Somos Oscar y Marta, ambos de 38 años y toledanos de nacimiento pero ya decimos eah!, así que nos estamos haciendo conquenses de corazón.  Estamos casados y tenemos 3 hijos: María y Jorge con nosotros y el mayor, Víctor que nos lleva la delantera y nos espera ya en el cielo.

Cuando vivíamos en Toledo, ya éramos adoradores, y nos sorprendió bastante  que en Cuenca no hubiera una Adoración Perpetua, así que en cuando nos enteramos que iban abrir una capilla, en seguida  nos apuntamos.

Al principio acudíamos a la Adoración todos juntos, hasta que nuestra hija aprendió a hablar. Aunque sus primeras palabras seguro que eran de alabanza, y al Señor le encantaban, se nos hacía un poco feo molestar a los demás y decidimos ir en turnos, una semana iba uno y la siguiente el otro, así alguien se quedaba con el  Señor y otro, en la retaguardia en casa, haciendo adoración pero de otra forma.

Por eso, vimos necesario coger una hora de Adoración dedicada únicamente a nuestra familia, en la que diese igual quien estuviera con el Señor aunque teníamos claro que nuestra primera oración de intercesión sería por nuestra familia: por nuestro matrimonio y por nuestros hijos.

No concebimos la idea de ir de manera “individual” al Santísimo. Cuando estamos delante del Señor, la primera oración es por nuestra otra parte del sacramento, por nuestros hijos, por las necesidades de nuestra familia… Le damos gracias a Dios por ellos a la vez que pido perdón por nuestras faltas como padres y matrimonio y por las de nuestros hijos, y le pedimos que nos haga más santos para ganar el cielo para toda nuestra familia.

Así que cada miércoles a las 22h tenemos una cita con Él, donde no hacemos grandes cosas, solo estar con el amado y ya está. Rezar vísperas, unos salmos, meditar un poquito de lectura espiritual y la Biblia nos ayuda al principio, y nos da pie al diálogo o al fuerte silencio que nos va transformando sin darnos cuenta. Tenemos la fortuna que a nuestra hora sólo estamos nosotros, y ganamos en intimidad con el Señor.

Por supuesto que cuando vamos al centro de la ciudad en familia, todos juntos pasamos a saludar al Señor. Vamos con los niños y hay que explicarles que es la Custodia, y rezamos todos juntos. Lo hacemos en voz alta y agradecemos los gestos de complicidad del resto de adoradores, cuando durante ese ratito ,“el silencio” no es profundo, pero la única manera que tienen los niños de ir al Santísimo es, precisamente, yendo.

Por eso, al firmar en nuestro turno, no lo hacemos con un nombre (Oscar o Marta) sino que vamos en nuestra plenitud, y firmamos como Familia Sánchez García Pulgar que es justo, como Dios Padre nos soñó.

Familia Sánchez García Pulgar


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared