10
FEB
2019

Comentario al Evangelio del V Domingo del Tiempo Ordinario



Del Evangelio según Lc 5, 1-11

En aquel tiempo, la gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la palabra de Dios, estando Él a orillas del lago de Genesaret. Desde allí vio dos barcas que estaban junto a la orilla; los pescado­res habían desembarcado y estaban lavando las redes. Subió a una de las barcas, la de Simón, y le pidió que la apar­tara un poco de la orilla. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente. Cuando acabó de hablar, dijo a Simón:«Rema mar adentro, y echen las redes para pescar». Simón contestó:«Maestro, nos hemos pasado toda la noche trabajando y no hemos sacado nada; pero, si tú lo dices, echaré las redes». Y, puestos a la obra, hicieron una redada de peces tan gran­de que reventaba la red. Hicieron señas a sus compañeros, que estaban en la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hun­dían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús diciendo:«Apártate de mí, Señor, que soy un pecador» .Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que estaban con él, al ver la cantidad de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Jesús dijo a Simón: «No temas; desde ahora serás pescador de hombres». Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

____________________

El Evangelio nos muestra cómo Dios se manifiesta en nuestra vida y no pasa desapercibido, porque cambia nuestra vida. “Rema mar adentro y echad las redes para pescar”, le dice a Pedro, que se sentía fracasado: “Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos pescado nada”.

Lo primero es confiar en Dios para que actúe en nuestra vida. Pedro no estaba muy convencido, pero confía en Jesús: “Por tu palabra, echaré las redes”. El resultado supera lo previsto y las redes casi revientan de pescados. Entonces Pedro cae de su autosuficiencia, porque él, experto pescador, ve que Jesús le ha ganado la partida y reconoce su limitación, porque el poder y la fuerza son de Dios: “Aléjate de mí, Señor, que soy un hombre pecador”.

Jesús ve que Pedro, Santiago y Juan son humildes, pero que, asombrados por el milagro, están dispuestos a seguirle, por eso le dice a Pedro: “No temas. Desde ahora serás pescador de hombres”. Su respuesta es inmediata y sin condiciones: “Llevaron a tierra las barcas y, dejándolo todo, le siguieron”.

Son muchas las lecciones que, reflexionando en este hermoso pasaje del Evangelio, podemos aprender para nuestra vida como discípulos de Cristo:

· Estar atentos cuando Dios nos habla de distintas maneras: “la gente se agolpaba sobre Él para oír la Palabra de Dios”.

· Dios nos llama a “remar mar adentro”, más allá de las seguridades, que a veces nos hacen fracasar. También se nos invita a que llevemos al mundo, convulso y falto de esperanza, el mensaje de Jesús, para producir un cambio en los corazones de los hombres, obteniendo “una pesca milagrosa y abundante”. Aunque a veces sintamos el desánimo y fracaso de “no haber pescado nada”, no podemos quedarnos de brazos cruzados; sólo confiando en Dios todo puede cambiar.

· La respuesta a la llamada de Jesús es reconocernos pecadores y necesitados de la ayuda de Dios, porque sin Él nada podemos hacer: “Apártate de mí, que soy un pobre pecador”. Y no ser autosuficientes en los logros apostólicos, sino remitirlo todo a la gracia Dios, que actúa por nuestro intermedio, “haciéndonos pescadores de hombres”.

· El paso definitivo es estar disponibles para hacer la voluntad de Dios “dejando todas las redes que nos atan en la vida, para seguir a Jesús sin condiciones”, siguiendo el ejemplo de María: “Aquí está la servidora del Señor, que se cumpla en mí tu palabra”.

 

D. Casto Ortega

Vicario Parroquial de San Esteban


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared