09
DIC
2018

Comentario al Evangelio del II Domingo de Adviento



En el segundo Domingo de Adviento la figura central es Juan Bautista, que invita al pueblo a un cambio de vida, si quiere alcanzar su salvación.

El pueblo deseaba ser liberado de la situación política, social y religiosa, a la que le habían sometido los romanos, sus autoridades y los sacerdotes. Por esto en la primera parte del Evangelio se encuadra la misión de Juan Bautista.

Juan Bautista no es un agitador social, que viene a cambiar las estructuras, que oprimen al pueblo; pero su llamado a la conversión, no es sólo el cambio del corazón, sino el compromiso de liberar al hombre de las situaciones injustas, que le impiden su plena realización como persona, como hijo de Dios.

Lo primero es un cambio interior de la persona, que se manifieste al exterior; pues “de la abundancia del corazón habla la boca”. Juan Bautista, citando al profeta Isaías, nos muestra el camino de la conversión del corazón para que recibamos al Mesías, que traerá la salvación a la humanidad:

·        “Se retira al desierto”: a Dios sólo lo encontramos si hacemos silencio en nuestra vida y nos acercamos a Él en la “oración” y con una vida de “austeridad”, despojándonos de las ataduras de este mundo.

·       “Preparad los caminos del Señor”: el Señor viene, pero lo dejamos pasar de largo, porque estamos distraídos en otras cosas, lejos de Él.

·       “Allanad los senderos y rellenad los valles”: desterrar las malas intenciones y deseos de poder, cuyas raíces son en el orgullo y soberbia.

·       “Los montes y colinas serán rebajados”: nos desesperamos atraídos por falsas felicidades. Sólo la esperanza en Jesús, el Salvador, puede llenar nuestro corazón. Sólo Dios “endereza lo torcido” de nuestra vida.

·        Sólo si nos convertimos de verdad “veremos la salvación de Dios”; no sólo en la Navidad ya cercana, sino cada día y en cada momento.

         ¿Estás dispuesto a que Jesús cambie tu corazón? ¿Buscas a Dios en el silencio de tu vida no dejándote absorber por las preocupaciones? ¿Qué haces para desterrar tu soberbia, desesperación y ansias de dominio sobre los demás?


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared