23
JUN
2019

Comentario al Evangelio de la Solemnidad del Corpus Christi



Del santo evangelio según san Lucas 9, 11b-17

En aquel tiempo, Jesús hablaba a la gente del reino y sanaba a los que tenían necesidad de curación. El día comenzaba a declinar. Entonces, acercándose los Doce, le dijeron: «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado». Él les contestó: «Dadles vosotros de comer». Ellos replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para toda esta gente». Porque eran unos cinco mil hombres. Entonces dijo a sus discípulos: «Haced que se sienten en grupos de unos cincuenta cada uno». Lo hicieron así y dispusieron que se sentaran todos. Entonces, tomando él los cinco panes y los dos peces y alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los iba dando a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y recogieron lo que les había sobrado: doce cestos de trozos.

__________________________

 

Celebramos la fiesta del Corpus Christi, prolongación de la Última Cena del Jueves Santo, en la que Jesús se quedó con nosotros en un poco de pan y un poco de vino, como alimento, convertidos en su Cuerpo y en su Sangre En la Última Cena Jesús encarga a sus apóstoles que distribuyan esa comida entre todos los hombres. Este mandato se cumple hoy, al procesionar Jesús por nuestras calles, donde el pueblo le adora y le agradece, porque se ha quedado con nosotros para calmar nuestra hambre y nuestra sed de felicidad. El Evangelio de hoy, “La multiplicación de los panes y los peces”, es anuncio de la Eucaristía, en la que Jesús se multiplica para saciar el hambre de eternidad, que sólo Él, “Pan bajado del Cielo”, puede satisfacer.

A su paso también Jesús ve la multitud hambrienta y hoy, como ayer a los apóstateles, nos dice a nosotros: “Dadles vosotros de comer”. La Eucaristía nos obliga a compartir nuestro pan y a no pasar indiferentes ante nuestros hermanos. El Corpus es una celebración para exaltar la presencia de Jesús entre nosotros, pero también nos invita a ser solidarios unos con otros, multiplicando los bienes que Dios ha dado para toda la humanidad. El hombre no sólo tiene hambre de pan, tiene también hambre de felicidad, paz, amor, justicia, que sólo Dios puede satisfacer. Jesús nos dice hoy a los cristianos: “Dadles vosotros de comer”: quien coma “El pan vivo”, que es Jesús, no tendrá más hambre y quien beba de su sangre no tendrá más sed.

“Día del Corpus”, recordando a Jesús en nuestra Primera Comunión; día en que homenajeamos a Jesús al pasar bendiciéndonos; día para reafirmar nuestra fe en Jesús Eucaristía, al que adoramos y por eso lo aclamamos con el canto y la oración: “Cantemos al amor de los amores, cantemos al Señor, Dios está aquí, venid adoradores adoremos a Cristo Redentor”; día para prolongar el abrazo de Jesús en cada hermano, que tiene hambre de pan, pero también del pan del amor de Dios, y decirle: “Porque Dios te ama, Jesús se ha quedado con nosotros para satisfacer nuestra hambre de felicidad”.

• ¿Por qué somos fríos ante la Eucaristía, la gran prueba del amor de Jesús?

• ¿Por qué comulgamos con tanta rutina o ni siquiera lo recibimos a Jesús?

• ¿Por qué no visitamos a Jesús en el Sagrario, donde está esperándonos?

• ¿Por qué pasamos indiferentes ante nuestros hermanos, sin compartir con ellos nuestro pan, como Jesús comparte su cuerpo con nosotros?

• ¿Por qué después de la Misa no hacemos presente a Jesús en la vida? 

 

D. Casto Ortega

Vicario Parroquial de San Esteban


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared