06
ENE
2019

Comentario al Evangelio de la Epifanía del Señor



Del santo evangelio según san Mateo 2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judá en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:«¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo». Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos pontífices y a los letrados del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: «En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: "Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel"». Entonces Herodes llamó en secreto a los Magos, para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño, y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo». Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino

_________________

 

Celebramos la Fiesta de la Epifanía del Señor, popularmente conocida como la “Fiesta de los Reyes Magos”. “Epifanía” significa “manifestación de Dios”. Si en Navidad Jesús se manifiesta al Pueblo de Israel en los pastores, en la Epifanía Jesús abre su salvación a toda la humanidad, en los Reyes venidos de Oriente, que no pertenecían a Israel, el Pueblo Elegido por Dios, como depositario de su promesa de salvación. Se cumple la profecía de Isaías: "Caminarán los pueblos a tu luz, te traerán los pueblos sus riquezas".

San Mateo resalta que, ante la indiferencia del pueblo judío y la hostilidad de Herodes, Dios es acogido por los paganos, pero destinados también a recibir la salvación. Los Reyes Magos de Oriente nos representan a nosotros, elegidos a formar el pueblo de Dios, no por los lazos de la sangre, como Israel, sino por la fe, como miembros de la familia universal de los hijos de Dios.

Más allá de las emociones, que provoca esta fiesta, sobre todo en los niños, a todos nos da una gran lección para reconocer a Dios en nuestra vida y acercarnos a Él con humildad, con el compromiso de seguirle a cada paso.

· Jesús nace en Belén para todos los hombres. Para encontrarlo, hay que seguir sus huellas, como los Magos a la estrella. Como ellos, tenemos que abandonar la comodidad, la pereza y el apego a los bienes de este mundo.

· Si Dios nos llama, como a los Magos, no podemos estar sordos, aunque hallemos dificultades. Nuestra seguridad es Dios, que nos guía, aunque aparezcan los “Herodes”, que quieren trastocar los planes de Dios.

· Estemos atentos a la presencia de Dios, como los Magos al ver esa nueva estrella. Hoy también Dios viene a nosotros, para que desde la fe demos sentido a la salud o la enfermedad, la alegría o la tristeza, el trabajo o el descanso, la familia o los amigos: todo lo que sucede nos habla de Dios. 

· Al amor de Dios, revelado en cada momento, la respuesta es ofrecerle nuestra vida. Los Magos le ofrecieron Oro, incienso y mirra, ¿qué es lo que le puedes ofrecer tú? El Niño, nacido pobre en Belén, no necesita riquezas ni honores. Se conforma con tu corazón lleno de amor.

¿Por qué no le ofreces una fe más viva? ¿La solidaridad con el  necesitado? ¿La compañía al que está sólo? ¿El perdón al que te ofende? ¿La unidad en la familia? ¿La humildad para reconciliarte con Dios en la confesión?

D. Casto Ortega

Vicario Parroquial de San Esteban


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared